24 octubre, 2012

Sonreía

DESMOTIVACIONES.COM







Sonreía al ver el vuelo de las gaviotas sobre su cabeza, cuando se dejaban llevar por la brisa  entre las olas. Sonreía al ver las bailadoras cometas de los expertos  en el arte tensar la cuerda. También al ver girar sobre sí mismas las semillas del arce sonreía, volviendo a la infancia universal. Incluso cuando todos se escondían asustados del temporal, salía a reírse corriendo a su favor como las hojas del otoño liberador.   Porque recordaba una maravillosa tarde en la que dos adolescentes del tamaño de hermanos mayores agarraron con fuerza sus pequeñas manos y echaron a correr como galgos asustados y corrieron tanto, tanto,  que sus piececillos dejaron de pisar el suelo y… empezó a volar.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario