15 noviembre, 2012

En un mundo...

 
 
 
 
NO MENCIONES TU NOMBRE QUE EN EL FIRMAMENTO SE MUEREN DE CELOS

Esta noche ¡mi vida! me gustaría contarte un cuento tan fantástico que cuando cerrases tus ojazos sólo soñaras con sonrisas a tu alrededor y muchos, muchos, muchos... colores.

En un mundo maravilloso todos haríamos manifestaciones muy a menudo. Nos reuniríamos en las plazas juntos para gritar alto, pero muy alto:

 

"Eh, tú, colega
que estás ahí
nos ha gustado tanto
que queremos repetir"
"Bueno, bueno,
esto ha sido bueno
que si, que si,
sigamos por ahí"

 

Y luego nos iríamos todos de «chufla» a celebrarlo, encantados de la vida. Sería un mundo mágico donde la brisa soplaría de tal forma que arrinconara en un punto exacto todas las hojas caídas en la noche y las bolsas de palomitas voladoras y las pegatinas perdidas y las colillas tiradas... Para que las personas que limpian no tuvieran esa carita mañanera que hoy tenían. Un mundo en el que la belleza no se vendiera y del cielo cayesen plumitas ¡ya por pedir¡  Y el policía recortara solo mi cintura mientras bailábamos abrazadísimos los dos, acariciándonos, al son de Leonard Cohen.

 

(Suspiro)

 

Y todos estaríamos sanos porque la prevención habría sido la cura. La política no sería una «casta» sino una vocación para mejorar el mundo. Los niños serían tratados con el máximo respeto, con absoluto respeto, con devoción. Y los mayores serían premiados todos los días con un «te quiero».

 

Buenas noches corazón y ¡a soñar!
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario