09 enero, 2013

Mi favorito


polina-yakovleva




Me miró a los ojos. ¡Son tan escasos los seres que lo hacen¡ Y vi en él un niño que parecía tener miedo pero dentro de un cuerpo viejo. Con sus zapatillas silenciosas y sus pantalones grandes, sus pies deben odiar las húmedas nieblas. Por fin tiene un abrigo de color neutro y con cuadros que parece muy pesado, que lo encorva aun más hacia el suelo. Tiene también una gorra estupenda con orejeras que le sienta muy bien y enmarca sus ojazos mimosos, ¡quizás en otra vida se sintió cuidado¡ pero ahora tiene hambre de todo.
Me miró a los ojos como pocos lo hacen; cinco pasos di, pero ya me había atrapado su ternura triste. En el vaso de café de máquina que utiliza poco cabe, ¡seguro que lo vacía si hay moneda grande¡,  pero le tiembla el pulso y como a mí también, acabamos jugando a "yo encesto- tu atrapas".
Creo que nos estamos haciendo amigos, ¡vamos poco a poco¡. Al doblar la esquina empiezo a echarlo de menos mirando a lo lejos por si está. Parece que a mi favorito le pasa igual porque se acerca silencioso cuando me ve, y me mira a los ojos para volver a jugar.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario