31 enero, 2013

No hace falta nada más (reedición)






Sólo necesitas un segundo dentro tu corazón
para atravesar el laberinto en el que estás. 
Simple como una brisa que despeja las miradas.
Sencillo como el calor entre los tilos de verano.
 
Sólo necesitas un segundo dentro tu corazón
En el que miras la palma de tu mano
y  recuerdas que aquí estamos
que nunca nos marchamos
que fue una pesadilla que te enloqueció.

No hace falta nada más.

Ni un gris innecesario.
   Ni palabras elocuentes que cieguen los sentidos.
      Ni secretos escondidos en el olvido del pasado.
         Ni rencores agridulces en los labios callados.

No lo pienses demasiado.

No hace falta nada más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada