20 febrero, 2015

Gravedad


 
Lev Manovich
Lev Manovich
 
 


Yo no te dije que quisiera
lamer, como el perro, la herida
inasible que nos duele
con su gravedad ignota


pero esa gota lenta de sal
tan viva y tan hermosa
de camino a la muerte
de tu entreabierta boca

me está esperando ya.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario