10 agosto, 2015

Ese llanto



Rebecca Blackwell.
Rebecca Blackwell    http://avaxnews.net/pictures/110211

 
 

 
No puedo escuchar el llanto de un niño
sin que me duela respirar.
Salto, me retuerzo, me arrebato
que muerdo,
y masticaría hasta la baba
de quien les hace llorar.

El llanto de los niños, niños a cualquier edad
se me convierte en el fin

el de las aguas del mar

el límite al que nadie puede llegar.
 
No, no puede ser plano el sentido de la dignidad,
que no, que los niños no deben llorar.

Yo, que vi el pozo negro
que recogía las aguas manchadas,
que vi la cerradura
para esconder las voces,

que caminé un día
dentro de la misma lluvia

cuando el oleaje eran las lágrimas
y el puerto dos rocas en las mangas

que la fiereza se me vino
esa tarde larga
abrazada a ti

no puedo oír a un niño llorar.

Pierdo el don de la palabra
de la letra y sus pausas

pierdo la metáfora
me caigo, araño
el crimen ahorcado
hablar por hablar.

Por eso,
si escuchas ese llanto
cuando vamos de la mano,
no intentes proteger
al causante de semejante
aquelarre
no habrá piedad

pues

la piedad no razonable.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada