14 marzo, 2016

El amor de una mujer



© Hulton-Deutsch Collection Corbis
© Hulton-Deutsch Collection Corbis



El amor de una mujer no tiene espacio
no es una rama fría, ni una flor que arde
no es la meta, ni la metáfora maldita
ni saliva alegría, ni estropajo de lengua.

El amor de una mujer es: el sauce
como dice un afanado poeta maldito.
Un entramado, enrejado, atada/vida,
cercanas, amuebladas ramas de llorar.

El amor de una mujer no es de nadie
no es de tocar, no tiene cuerpo literal
no se deja encontrar, no vuela,
no es pájaro, ni nido, ni inacceso.

El amor de una mujer tiene nombre,
siempre tiene un nombre,
y convencimiento. Grito convencimiento


que la sangre sabe a hierro
y de tanto escupirse 

salen las flores y el desconcierto.

Y la mujer sabe que es a contraluz
solo a contraluz es cuando su amor se ve.






 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada